Nací con un lápiz bajo el brazo y una goma de borrar en la oreja. Más tarde me licencié en Bellas Artes y decidí fundar Withink Web Design pasando a ser la mente creativa del equipo. Me gusta llenar todos los documentos del despacho de dibujos. Y modificar la realidad al estilo que cada dia apetezca… Eso si subjetivamente.